CoImpact Coliving - Gian Franco, Co-Fundador, nos habla de este novedoso proyecto

Hace unos días en La Botànica, hemos tenido el placer de recibir y conocer a Gian Franco, el co-fundador de CoImpact Coliving, un espacio comunitario con alojamientos, para personas inmigrantes con una idea empresarial y que se quieren establecer en Barcelona durante estancias de mediana-larga duración.

Primero, cuéntanos un poco de ti, tu trayectoria, que te trajo a Barcelona desde Perú y cómo nació tu idea inicial.

Muchas gracias por este espacio y oportunidad Clarissa y La Botánica. Vine a Barcelona a los 21 años a continuar con mis estudios en Ciencias Empresariales. Poco sabía que esta ciudad se convertiría en mi hogar durante 13 años de momento. Durante mis primeros años en Barcelona fui parte de la comunidad de Couchsurfing y junto con mis amigos recibíamos viajeros de todas partes del mundo en nuestra casa. Fue una hermosa experiencia de intercambio cultural, nuevas relaciones y aprendizaje. A raíz de dicha experiencia, emprendí aproximadamente a los 24 años, junto con un amigo, en un pequeño bed and breakfast que llamamos Casa Trippy. En él básicamente hospedábamos a nuestros amigos y amigos de nuestros amigos, que venían a Barcelona de viaje. Viéndolo en restrospectiva no era un emprendimiento muy estructurado ni "profesional" pero si divertido y rentable. Poco a poco con los años fui adquiriendo conocimientos, formándome, trabajando para una empresa de alojamientos turísticos y a la vez creciendo y formalizando mi proyecto de emprendimiento, el cual se llama Sweet Accommodations y tiene más de 7 años en el mercado, con alojamientos turísticos en Barcelona y Sevilla.


Con la llegada de la pandemia, y la falta de visitadores y turistas en la ciudad, decidisteis dar un cambio a vuestro proyecto, inicialmente un Hostal para personas de paso y con alojamientos de corta estancia.


Ha sido un año y medio de muchos cambios y aprendizaje. Tras el shock inicial de la pandemia y el cierre temporal de fronteras y de establecimientos turísticos,

nos sentamos mi socio y yo a discutir qué hacíamos con nuestro hostel, Sweet BCN Youth Hostel, ya que permanecería cerrado, vacío, por un tiempo al cual no sabíamos ponerle fecha. Tras explorar diversas opciones decidimos apostar por poner nuestros recursos en manos de personas en necesidad, de olvidarnos en el beneficio económico por un tiempo y hacer las cosas de manera diferente. Fue asi como nació Sweet HE Hostel Social, un proyecto en el cual hospedamos a 19 personas en estado de sin hogar, de 10 nacionalidades distintas, durante 6 meses en nuestro hostel. Una experiencia que nos ha aportado una perspectiva diferente, más inclusiva y social.


Hoy en día, después de una segunda transformación, nuestro antiguo hostel es ahora un coliving al cual llamamos CoImpact Coliving, el espacio ideal de aterrizaje para nómadas digitales, freelancers, trabajadores remotos y estudiantes extranjeros que vienen a Barcelona por un tiempo medio o largo, a trabajar, estudiar, relajarse y conectar con el ecosistema local.



Qué es un coliving, explícanos un poco como es un día habitual en vuestro espacio desde las primeras horas de la mañana hasta la noche.

Cada coliver, o impacter como lo llamamos nosotros, tiene su propia rutina y estilo de vida. Aún así, hay patrones que podemos identificar en la mayoría de ellos. Un rico desayuno en los balcones del coliving suele ser la manera ideal de empezar el idea. Tenemos la suerte de estar en el Eixample, en una propiedad con arquitectura modernista auténtica. Nuestra comunidad aprovecha mucho el uso de la cocina compartida para prepararse sus comidas, una gran ventaja para aquellos que vienen a Barcelona por un tiempo más largo, el ahorro que eso supone es una gran ayuda. Gran parte de nuestra comunidad utiliza la mañana para trabajar desde sus ordenadores en alguno de los salones del coliving. Vemos programadores trabajando en códigos web, profesores de idiomas haciendo clases online con sus alumnos, emprendedores reuniéndose con sus equipos via zoom, casi todos en su ordenador, la herramienta de trabajo más importante que tenemos hoy en día. Por suerte tenemos una red wifi bastante potente que alcanza a todos los espacios. También hemos ambientado un espacio de trabajo para quienes desean hacer video llamadas o reuniones de carácter privado. A la hora del almuerzo cada uno va a su ritmo. Algunos salen para aprovechar ese momento para desconectar, otros prefieren prepararse el almuerzo en el coliving. Durante las tardes el coliving suele estar más vacío. Es aquí cuando nuestra comunidad está aprovechando el tiempo para descubrir la hermosa Barcelona. Por la noche es cuando sucede la magia. La gran mayoría de las cenas son grupales. Nuestros colivers se ponen de acuerdo ellos mismos, a veces nosotros las organizamos, y comemos juntos. Es un excelente momento para charlar, comentar acerca de nuestro día y conocernos un poco más. Recientemente hemos empezado a organizar pequeñas actividades fuera del coliving para conocernos mejor. Paseos y rutas para descubrir la ciudad, picnics y atender juntos a eventos organizados por otras comunidades como open mics o jam sessions.


Durante los meses más restrictivos de la pandemia ayudasteis a muchas personas para que se pudieran alojar con vosotros y no tuvieran que dormir en la calle. Nos puedes contar la historia que más se te quedó grabada?

La historia que más me quedó grabada fue una que me afectó más en el plano personal. Recibimos una huésped, 3 días antes que empiece el confinamiento, una señora peruana, de unos 70+ años, viajando sola, queriendo hospedarse en nuestro hostel (un espacio que normalmente no recibe huéspedes mayores), y que tenía una reserva impresa que no figuraba en nuestro sistema. Me llamaron mis compañeras de recepción para explicarme que no encontraban la reserva y pidiéndome si podía hablar con la señora, sabiendo que al ser del mismo país que yo quizás podría entender mejor su situación. Al hablar con ella enseguida me di cuenta que había sido víctima de un engaño. Le habían creado una reserva falsa, que nunca existió, para nuestro establecimiento. Ese engaño era el menor de los males, ella había venido con la promesa de trabajar ayudando en una casa, y de momento no había podido ponerse en contacto con las personas de dicha casa. Enseguida les dije a mis compañeras que la reciban, que no le cobren y que al día siguiente iría a hablar con ella en persona para entender mejor la situación. Fue una situación muy complicada a entender, nunca había estado expuesto a algo similar aunque si conocía de la existencia de este tipo de engaños efectuados por mafias que se aprovechan de personas vulnerables. Hablé con el consulado peruano y les comenté lo que sucedía y me dijeron que lamentablemente era algo habitual. Por suerte ellos tienen herramientas y recursos para ayudar a estas personas. Pero empezó el confinamiento, la pandemia, el colapso de las organizaciones, la erupción de personas en estado vulnerable, y obviamente el consulado peruano se vió inundado de peticiones de ayuda de residentes peruanos estancados en Europa que no podían regresar al país. Un caos. Haciendo la historia corta, la señora se hospedó con nosotros en el Hostel Social y fue una de nuestros 19 huéspedes que estuvieron con nosotros de manera gratuita. Ella estuvo en el hostel hasta Agosto aproximadamente, cuando el consulado por fin la pudo embarcar en un vuelo de retorno a Perú. Durante todo ese tiempo pude compartir varias conversaciones con ella y conocer una realidad de mi propio país que no conocía. Aún seguimos en contacto y nos escribimos por whatsapp de vez en cuando. Es más, ahora que he revivido mis momentos con ella le acabo de escribir para mandarle un saludo. Es un amor de persona y me alegro que haya llegado a mi hostel y no a otro lugar donde quien sabe donde hubiese terminado.


¿Quieres decir algo a las posibles personas interesadas en alojarse con vosotros? ¿Cómo os pueden contactar? ¿Está abierto a todxs?

Nos pueden encontrar en nuestro sitio web coimpactbcn.com o escribirnos un email a coimpactcoliving@sweetbcnapartments.com Estamos abiertos a todos aquellos que vienen a Barcelona a conectar con el ecosistema local. Queremos viajeros comprometidos con dejar una huella positiva. No somos más un hostel que hospeda personas por noches que solo vienen de vacaciones. Queremos construir puentes, crear nuevas relaciones, y ayudar a todos aquellos que vienen a Barcelona a emprender, colaborar con proyectos, estudiar y explorar la ciudad de manera sostenible y positiva.


Muchas gracias Gian Franco por contestar a nuestras preguntas, esperemos verte pronto y que surjan muchas colaboraciones futuras entre La Botànica y CoImpact Coliving


26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo