• Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
Buscar
  • La Botànica escribe

Entrevista al artista visual Juan Antonio Cerezuela

Actualizado: 12 de abr de 2019


Abrimos esta nueva sección de entrevistas como otro servicio a los artistas que pasan por La Botànica Barcelona. Ya que hoy en día las redes son el mejor medio para darnos a conocer, nosotros ofrecemos un rinconcito más donde poder conectar con tus potenciales clientes.


Esta oportunidad presentamos a Juan Antonio Cerezuela, con su exposición “ I wish I was Andy Warhol but I’m just an unknown artist”, que estará en las paredes de nuestro local hasta el 15 de abril.

Juan Antonio Cerezuela y su obra "I'm still an artist"


Juan, queremos conocerte un poco más, puedes contarnos para quien no te conozca, un poco más de ti.


Me considero artista visual e investigador, y soy doctor en Artes Visuales e Intermedia y Licenciado en Bellas Artes. A nivel temático, mi trabajo actual se centra en cuestiones que atañen a lenguaje y representabilidad, en procesos que aplican su artificio y mecanicidad, y en materias de visibilidad e invisibilidad. En algunos de mis últimos proyectos, desarrollo un interés hacia la idea de registro y de archivo, así como hacia la masificación de datos mediante la captación del flujo de información personal a través de la Red. En mi obra suele estar presente la correlación entre lenguaje, tiempo y espacio; la traducción espacial de una temporalidad concreta, o la cantidad de información que puede generarse en un minúsculo momento… Intensificar lo minúsculo, lo inapreciado, para mí es algo clave. Dentro de esta vinculación con el espacio se repiten elementos como el silencio, la invisibilidad o la ilegibilidad, como formas de evidenciar o reivindicar la necesidad de una pausa o reflexión ante los medios que nos rodean. A decir verdad, estos elementos están cada vez más presentes en mis proyectos y en mi forma de abordarlos.

A nivel curricular, he participado en numerosas exposiciones nacionales – y algunas internacionales – y he recibido premios y reconocimientos como artista visual, entre ellos, Mención especial en Ashurst Emerging Artist Prize (Londres, 2018); Beca de producción UNZIP Arts Visuals (El Prat de Llobregat, 2018); 1er Premio Art Emergent Sabadell (2017); Premio al Mejor Artista en WEAREFAIR (Madrid, 2016); 1er Premio XXXI Muestra de Arte Joven La Rioja (Logroño, 2015); entre otros…


¿Cómo ha sido tu recorrido artístico desde que terminaste con tus estudios?¿Quiénes son tus referentes en la actualidad local? ¿Qué te inspira a la hora de realizar tus trabajos?


Desde que acabé la licenciatura, orienté mis estudios mayormente hacia el lado académico e investigativo. Acabé la tesis doctoral en Valencia y entonces inicié mi periodo en Barcelona, donde comencé como residente en Fabra i Coats, continué en Hospitalet en La Nave Studios (dentro del edificio Freixas), y actualmente soy artista residente en La Escocesa, centro en el cual he tenido la oportunidad de participar en varios proyectos locales.

Hablar de referentes locales es complicado. Conozco el trabajo de artistas que me interesan mucho, pero no considero que se trate de influencias. Creo que la raíz de la influencia en mi trabajo está más cerca del arte vinculado al lenguaje, y por lo tanto me interesa mucho el arte conceptual de los sesenta (Joseph Kosuth, Art&Language, Robert Barry, Lawrence Weiner, Jenny Holzer, Sophie Calle, etc.). Creo que esto son influencias en el sentido en que me interesan desde que los descubrí durante la carrera, y han estado presentes de algún modo en mi forma de articular mi pensamiento y trabajo.

Sí que en el contexto local, a nivel de artistas reconocidos, me interesa mucho el trabajo de Antoni Muntadas e Ignasi Aballí. También se puede hablar de influencias de pensamiento teórico, que considero que son las que más me interesan, como Remedios Zafra, Jacques Derrida, Roland Barthes, etc. Precisamente en torno a estos autores se pueden establecer conexiones con mi última exposición, Full Blanks, en el CEART (Fuenlabrada, Madrid). En general me inspira mucho la lectura, el metalenguaje, la reflexión sobre el propio lenguaje.


Cómo ha influido en la realización de tus obras tu estancia en Barcelona.


Evidentemente, el lugar influye en el desarrollo de mi obra y mi proceso artístico, ya sea por el desarrollo de proyectos específicos de ámbito local, como por el desarrollo de obra menos ligado a procesos de intervención o participación. Hace poco participé en un proyecto en El Prat, titulado Ex Hodos, que retomaba la historia local del Prat en torno al exilio. Este proyecto no hubiera sido igual en otro lugar, ya que trabajé con testimonios locales de exiliados durante la Guerra Civil y con personas inmigrantes establecidas en El Prat.

Pero también está, en otro plano, la parte en la que disponer de un estudio y espacio de trabajo te permite pensar, además, en formatos mayores. En La Escocesa, como comentaba, se generan proyectos muy interesantes. Desde que estoy ahí he participado en la Bienal de Arte y Pensamiento, en el Festival Recreant Ruïnes, o en la exposición ESC-OUT en Fabra i Coats, de la mano del grupo curatorial de On Mediation.


¿Qué intentas transmitirnos con “ I wish I was Andy Warhol but I’m just an unknown artist”?¿Qué materiales has utilizado?¿Qué destacarías de este proyecto?.


I Wish I Was Warhol, But I´m Just an Unknown Artist habla, de forma genérica, del contexto del arte, de la relación entre estar fuera o dentro del ámbito artístico, de la precariedad profesional en el arte, de las relaciones entre arte y mercado, etc. Para mí, comprende un análisis necesario sobre el arte, y una evidencia de los mecanismos que lo constituyen… En definitiva, se trata de una reflexión sobre el lenguaje del arte. Pero claro, esto en parte se diferencia de lo que hago como “Juan Antonio Cerezuela”. Casi que tiene otra entidad. Así que inventé un alter ego, inventé un personaje vestido completamente de negro, invisible. Lo invisible y lo ilegible suelen ser claves en mi obra, como decía antes.

En materiales, a veces soy más formalista, y otras, me interesa más la parte instalativa. I Wish I Was Warhol tiene un carácter interdisciplinar: vídeo, performance, entrevistas, pintura (si se le puede llamar “pintura”), etc. No obstante, creo que este proyecto aúna bastante todos los medios que suelo utilizar en mi obra en general.


Foto de la inauguración de la exposición "I wish I was Andy Warhol but I’m just an unknown artist"

¿Cuéntanos alguna anécdota o acontecimiento curiosa que has experimentado en tu carrera artística que te gustaría compartir con nosotros.


Bueno, quizá algo curioso es la capacidad interpretativa de las obras, y el papel del intérprete (espectador) en su lectura. He ganado premios en los que la obra ha sido exhibida en una disposición errónea (al revés, girada, etc…), lo cual altera para mí completamente su sentido. Pero a veces esto lo integro como parte del proceso. La obra adquiere nuevos significados y relecturas siempre. Así que, a pesar de que en caso de no poder estar presente suelo adjuntar dossieres fotográficos con medidas y ángulos exactos para que el montaje de las piezas sea lo más fiel posible a como yo quiero, me he encontrado alguna sorpresa que otra. Pero reitero, esto me parece interesante como parte de la vida de la propia obra.


¿Cuáles son tus proyectos  futuros?


Mis proyectos futuros giran en torno a lenguaje, papel, libros… Estoy desarrollando una instalación para la Casa Pintada en Mula que tiene como tema la quema de libros durante la dictadura en nuestro país. De nuevo, me interesa la ilegibilidad, en este caso a través de la destrucción de libros, de su transformación en otra materia. Y me interesa mucho, especialmente en este proceso, evidenciar las mecánicas simbólicas por las cuales se rige el poder. En este caso, es curioso señalar que la quema de libros tuvo un pilar de justificación para los intelectuales franquistas en torno a ficciones literarias como El Quijote, en el capítulo en el que el barbero y el cura queman los libros de caballería del hidalgo. Me resulta aberrante, a la vez que apasionante, que una ficción pueda justificar un episodio histórico tan terrible.


¿Qué te atrajo de exponer en la Botánica?


La Botànica es un espacio nuevo, acogedor, y el lugar destinado como espacio expositivo da mucho juego, desde la disposición de una parte interior similar a una galería, hasta el otro espacio que da a un ventanal y que constituye casi como un escaparate del centro. Es en esta última parte donde consideré interesante ubicar el vídeo de la performance I´m Still an Artist, ya que fue una intervención desarrollada precisamente en la calle. Creo que en el espacio de la ventana funcionaba muy bien con esta idea de conectar con la ciudad.

Por otro lado, creo que La Botànica es un espacio interesante que conecta con la red local del barrio de Poble Sec. Cada vez es más importante generar un tejido cultural local que ayude a visibilizar y trabajar con artistas locales, y que ayude a estimular la vida del barrio.


Para finalizar esta entrevista queremos agradecer a Juan su confianza en compartir sus obras en nuestro espacio. Estamos orgullosos de su trabajo y de poder compartirlo con vosotros. Están todo invitados a ver su trabajo en calle Cabanes, 33 barrio Poble Sec en Barcelona hasta el 15 de abril.


#artist #artgallery #saladeexposiciones #obras #artistas #barcelona #poblesec #JuanAntonioCerezuela


83 vistas